Revisitando a Quevedo.

Dedicamos estos poemas a Quevedo, inspirador de los mismos.

Bajo los techos del mundo
Muchos levantan altares,
Tantos como Olivares,
Por este Dios yo me hundo.
Su ausencia me deja sin rumbo
Hace todo cuanto quiero,
Poderoso caballero
Es Don Dinero.

Es un Dios que quita pena,
No distingue a malo y bueno,
Es mi vida, mi Lucero,
mi alegría y mi condena.
Es un fuego que no quema,
Y quebranta cualquier fuero,
Poderoso caballero
Es Don Dinero

Gloria Gómez, 3B

Ni el hombre capaz
de levantar mil torres,
Ni las bestias capaces
de cargar cien murallas.
Pueden acarrear tal peso,
como el que tú, plata, arrastras.
Gran fuerza posees,
mas pocos la pueden ver.

Fuensanta Pérez Ortiz, 3A.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s